NUEVA POSESIÓN POR LA OUIJA (?)


INSTALA EL APP DE LA OUIJA EN SU MÓVIL Y AHORA ESTÁ POSEÍDO
      15 de  Mayo de 2017
 
Impresionante aunque menos, ya que una vez más el caso viene de Colombia y las pautas que lo definen son similares a otros muchos sucesos que se han ido produciendo a lo largo de los años, como si una malvada epidemia estuviera asolando ciertos territorios. El Diablo se aburre y ahora se vuelve un poco más moderno. Se aleja del Heavy Metal y continúa persiguiendo a la Ouija, esta vez a través de una de las aplicaciones que se pueden bajar desde Google Play y donde, presumiblemente, los “espíritus” responden  a las  cuestiones planteadas.
 

Pese a lo absurdo de la propuesta, no es la primera vez que escucho testimonios de personas que lo han pasado muy mal después de instalar una App de la Ouija en sus móviles, como si el mismísimo Demonio se manifestara en la pequeña pantalla para atormentar a los pobres incautos que cometen el error de abrir la puerta del infierno.
 

En esta ocasión, los hechos ocurren en Buenaventura y un hombre, Jonathan Alexis Valencia de 27 años, comienza a comportarse de forma muy extraña después de instalar la aplicación de la Ouija en su móvil. El caso es escalofriante, porque según afirma la sobrina del afectado, Jonathan “posee una fuerza sobrenatural e incluso asegura que él se hace daño, trepa paredes, camina hacia atrás y delira”, vamos, una posesión en toda regla.
 

Los médicos no han encontrado enfermedad alguna en el muchacho, al que le encantaba el fenómeno Ouija y asegura que vive sus días finales porque ya vienen para llevárselo. Era un hombre normal, con sus dos hijos, pero descargar la aplicación provocó la maligna posesión que ha cambiado por completo su vida.
 

En casos así suelo torcer el morro y recuerdo las ocasiones en las que yo mismo me he bajado varias APPS para curiosear un poco en un fenómeno que desde siempre me ha apasionado. Tal vez no he dado con la adecuada, esa que permite o facilita la entrada del Diablo, como un virus informático capaz de atormentarnos  a través del teléfono.
 

Será cosa de ir probando…
 
 

No hay comentarios: